Védrines y Billón: 72 horas frenéticas que revolucionaron el montañismo | Deportado

El montañismo trajo una sensación nueva e inesperada la semana pasada. Rejuvenecido, reinventado, dado un salto en el tiempo que será a partir de entonces motivo de motivación para las generaciones que viven en un futuro que ya tiene magia. Este es un mundo que rompe con lo estable, derivando de los muros que el montañismo ha construido, de su historia: siempre existe la necesidad de esforzarse, especialmente cuando los errores de apreciación se pagan con la vida. No cambia los escenarios, pero es la manera de observarlos. Con un desnudo en el cielo, con esperanzas, dudas y miedos, los franceses Benjamin Védrines (atleta de The North Face, 31 años) y Léo Billon (Grupo Militar de Alta Montaña, 31 años) caminaron penosamente desde Chamonix el sábado pasado con la idea de escalar tres vías de extrema dificultad técnica en tres escenarios legendarios: Los Dru, el querido norte de los Droites y el norte de los Grandes Jorasses.

Escogieron vías severas, con una media de 1.000 metros de descenso, terreno mixto de roca y hielo, en pleno invierno… y la escalera a toda velocidad, pero no de cualquier modo: cuida al máximo tu seguridad, no Utiliza técnicas específicas para avanzar más rápido pero de forma aleatoria. Escala según los cánones clásicos, gracias a su enorme experiencia que te permite limitar el tiempo a tiempo. Correr en este tipo de terreno es tan complejo que nunca lo habrás visto. Y hacerlo en 72 horas frenéticas lleva directamente a un cambio de registro sólo en la época de auténticos visionarios.

Benjamin Védrines sostiene un largo en las Droites.

Tus horas rompen todos los registros conocidos hasta el final. Sólo en la calle No siesta a las Grandes Jorasses (la más completa e intimidante de las tres) duró apenas 12 horas. El récord más conocido fue el de dos días en compañía de montañeros de pedigrí muy respetado. “Y lo más sorprendente es que si encontramos el camino en buenas condiciones, con más esperanzas, y si no perdimos a nuestro marido, regresamos en el tiempo durante cuatro horas”, confiesa Védrines en una conversación telefónica. En tres días de escalada de alto voltaje, solo cometieron un error: ambos chuparon con la boca una mosca congelada y la escarcha les mordió la piel de los labios. Una bobada que ilustra, sin embargo, su enorme capacidad de concentración, su resistencia al poder psíquico, mi dolor al sufrir una caída, su lucha contra el estrés, las ganas de salir al final de la severidad de un mundo frío y hostil, una escenario forjado por los mitos del montañismo.

Por parte de Védrines, la velocidad ha cobrado otro significado: su fuerza física es, sencillamente, desconcertante. Con Billon, habrá que redefinir la difícil técnica: en la parte más alta de la escala actual, nada siquiera si se altera. Juntos, son Terray y Lachenal, o en versión revisada y actualizada en el futuro. Su viaje hacia lo desconocido interrumpió el sábado pasado en el Dru, donde ascendió la Vía de los Guías en 10 horas y en libertad, es decidir sin aferrarse ni agarrarse a los dispositivos de seguridad que colocan para frenar una posible caída. Nadie lo había escalado antes y mucho menos en un día. Sorprendidos por la facilidad con la que resolvieron el primer objetivo, muchos dispares se acercaron al norte de la derecha. Si tenías previsto pasar un día, cambia de opinión: no estás cansado. Al día siguiente, basta con concretar las horas y horas para plantarte en lo alto de los Droites, dejando atrás la exigente Via Rhem-Vimal. Entonces sí, si digo que podrías soñar con completar la trilogía en apenas tres días, deberías decir tres días menos de los inicialmente jugados. Salvo que los Grandes Jorasses implican el escenario más siniestro y severo del macizo. “Pensamos que, como todos hemos tardado varios días en subir estas calles, hacerlo en un solo día sería imposible”, explica Védrines. No me imaginaba (me di cuenta) que tendría que aguantar la mitad del día.

Las trilogías, como las listas de escalada, son un clásico en la historia del alpinismo, y hasta la fecha se podía comparar, en términos de valentía, con la firma del francés Christophe Profit en marzo de 1987: en apenas 42 horas Las clásicas montañas del norte de las Grandes Jorasses, el Eiger y el Matterhorn, uniendo ambas montañas mediante vuelos en parapente y helicóptero. Salió solo, sin espalda. Vigilante en busca de su rival Eric Escoffier, empleado en el papel de primer ministro. Su hazaña fue la artífice del ascenso al concepto “rápido y ligero”. Véase Billon tras añadir a la fórmula un adjetivo que es “rápido, ligero y (muy, muy) técnico”. Védrines es una auténtica apasionada de este tipo de ascensiones y colaboró ​​con ella en el Vercors: “Siempre me ha gustado crear mis propias historias. Libres”, reconoce con una voz que no denota ambición alguna, sino naturalidad. “Queremos innovar pero no para la galería, sino como una necesidad propia, queremos hacer cosas que ya no existen. Perseguimos una cierta progresión, las cosas más difíciles, que nos pueden estimular no sólo como deportistas, sino también como personas”, observa.

Escaladores profesionales

Y la necesidad de no caer en el agujero de la repetición, en el conformismo, le ha llevado, simplemente, a reescribir la historia: “Efectivamente, somos más conscientes de lo que tenías, y es gratificante, pero no es así lo que recordamos. Lo que nos alimenta es la sensación de estar en un avión donde tenemos que encontrarnos con lo desconocido. Y esta progresión depende de nuestra imaginación y pasión. No sabemos dónde vamos a detenernos. Por mi parte espero llegar en el momento adecuado porque siento que estoy intentando sentirme totalmente realizado como montañero; sí, me pregunto mucho sobre cómo lograrlo».

Dicho esto, Védrines está convencido de que el margen de progresión en el montañismo es enorme: en esta disciplina “hay muy pocos deportistas de alto nivel. Muy pocas personas conocen la verdad sobre los proyectos de montañismo. Estamos en la génesis del alpinismo de alto nivel, pero trabajamos duro para ello.» Ambos se reconocen complementarios: Védrines es un atleta superdotado y Billon un escalador de una calidad técnica superlativa. Todo el mundo reconoce que le costará encontrar una pareja mejor. Al final del viaje, en la cima de las Grandes Jorasses, ante un descenso tan largo como complicado por la pendiente italiana, ambos reconocen un hecho que los consuela y les ayuda a seguir soñando con nuevos viajes: No están agotados físicamente, tienen márgenes físicos y psicológicos. Estamos en la cima de un escenario que nos ha regalado un enorme juego de relaciones trágicas y heroicas, pero que pertenecen al pasado. El nuevo alpinismo se nutre de sus hombres, como Ayer, pero también de horas de trabajo eficaz. “El futuro debe presagiar cosas buenas”, afirma Védrines.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_