Ser nia en el Sahel: «Estamos abandonadas a nuestra suerte»

  • en el registro Filippo Grandi: «El Sahel no necesita soldados»

Diversas crisis y conflictos confluyen en el Sahel (violencia de grupos armados y yihadistas, estados frágiles e inestables, ilcitos tráficos, emergencia alimentaria afianzada con los efectos del cambio climático…) perspectiva de las niñas que habitan esta inhspita geografa. La organización Plan Internacional ha elaborado un estudio que quiere ser altavoz de estas voces no escuchadas y que trata de arrojar luz sobre cmo el hambre y los conflictos destruir a los derechos de las menores.

«El Sahel experimentó una combinación de factores, entre ellos los conflictos, la sequa, la inseguridad, la pobreza extrema y la escasez de alimentos, consecuencias devastadoras para las niñas y mujeres jóvenes, especialmente», explica a EL MUNDO Mateo Briganticoordinadora de proyectos de empoderamiento de jóvenes y mujeres en Plan International.

“El conflicto ha provocado un desplazamiento masivo de personas, lo que coloca a niños, niñas y adolescentes en riesgo de separar a sus familias, abandonar la escuela, además de ser víctimas de explotación, abuso sexual e incluso reclutamiento forzado por parte de grupos armados”, continúa la experta. .

«Adems, the food crisis afecta de manera disproporcionada a las nias: son las que menos comen y las ltimas en hacerlo. a los input familiares, los cuidados y tareas domsticas o casarse temprano. Esto perpeta el ciclo de pobreza y desigualdad de gnero», aade.

Las consecuencias son devastadoras en la vida de estas niñas como futuras mujeres. plan internacional detaca que la desesperación Ante estas circunstancias lleva a las niñas ya sus familias a adoptar «decisiones que acaban condenando a la separación familiar, al cuidado de sus hermanos, al abandono escolar, al almatrimonio infantil, a la explotación sexual y al trabajo infantil».

Matrimonios tempranos

«Los conflictos han provocado el cierre de escuelas, exacerbando las tasas de matrimonio childil. Las nias son casadas por la dote, para reducir el número de bocas que alimentan en el hogar, o como medio para proteger a las nias de embarazos fuera del matrimonio y violencia», denuncia la ONG en su informe «Opciones imposibles, voces no escuchadas: cmo el hambre y los conflictos reprimen los derechos de las niñas en el Sahel». Según los últimos de los que se disponibili, el pas con una de las tasas de matrimonio childil ms altas del mundo es Mali, con el 54% de las nias obligadas a casarse antes de los 18 e il 16% antes de cumplir 15 aos.

El matrimonio infantil es una práctica muy extendida en la reina que tiene consecuencias físicas, psicológicas, emocionales, sociales y económicas. por lo que su escuela no le permite salir de sus casas, por lo que sus oportunidades para el futuro son muy limitadas”, remarcó Briganti.

Además de interrumpir su educación y limitar sus oportunidades, el matrimonio infantil “tiene impactos negativos en la salud de los niños y niñas, aumentando el riesgo de complicaciones durante la vergüenza y el parto. También perpeta normas de desigualdad de género y violencia de género”, continúa Briganti. Son inquietudes que rondan en la mente de Nias como Samia (nombre ficticio), de Gourma Rharous (Malí), quien les confiesa a las voluntarias de Plan: “Todava no estoy casada, tengo miedo de quedarme embarazada y de los malos augurios”. Más todas las consecuencias individuales, el coordinador del Plan tiene un impacto amplio: «Socava el progreso social y económico de la reina».

Una niña desplazada trabaja en el campo de Gibo (Burkina Faso).AVIÓN INTERNACIONAL

Ineficacia del Estado

Junto con Malí, el Gobierno de Burkina Faso ha revelado ineficaz a la hora de proteger a las niñas de la lacra de la violación. «La mayor de los casos no se denuncian o se tratan de manera informal», sella en su informe Plan Internacional. Las múltiples crisis interpuestas (violencia, hambre, sequa, escasez de recursos…) aumentan el riesgo de violencia de gnero, denuncia.

Tareas como ir a recoger lea, acopiar agua, ir al mercado para comprar o vender comida o hacer una visita a un familiar de un pueblo seek se determinará para las nias -en las que suelen recuperar estos mandatos- en rutas llenas de peligros que registran con miedo. Debido a la violencia y el seguimiento, su recorrido es más amplio en busca de agua o arbustos para combustible y sos kilómetros mayores los expone a mayor éxito.

«Las violaciones van encrescendo porque estamos abandonadas a nuestra suerte y no hay nadie que nos ayude; nias desplazadas internas como yo, somos las ms afectadas. Estamos siendo violadas, couppeadas y heridas», asegura Safiata, supuesto nombre para proteger la identidad de a nia de Burkina Faso. En este pas, el 34% de las ninas trabaja para ayudar a su familia. En Malí este porcentaje es inferior al 45%. Las menores se quejan, sin embargo, de que las múltiples crisis han reducido su capacidad para ganarse la vida.

“Nias en el Sahel vive en una situación de inseguridad y grave riesgo de violencia en sus hogares, escuelas y comunidades. En un contexto de diferentes crisis, Plan International trabaja para garantizar el acceso a la educación y los servicios básicos, protegerlos frente a la violencia y ofrecen oportunidades de futuro a través de empleo y emprendimiento», explica Concha Lópezdirector general de Plan Internacional España.

Inserciones y reformas

Uno de los proyectos que lidera este organismo es el empoderamiento social y económico de la mujer a través de las energías renovables y el desarrollo sostenible. El Proyecto Desfers (siglas en francés de Economic and Social Desarrollo de las mujeres a través de Energas Renovables en el Sahel) está presente en Senegal, Mali y Nger, y tiene como objetivo fomentar el emplo y emprendimiento de 21.000 mujeres a través de la energa fotovoltaica en esta regin, una de las reas del mundo con ms horas de sol y menos acceso a energa elctrica.

Briganti, che acaba de volver de Nger, expone que hasta el momento, a través de Desfers se han instalado «36 redes fotovoltaicas en zonas con escaso o nulo acceso a la energía eléctrica para el uso de pequeñas maquinarias alimentadas por micro paneles, como bombas de agua o millones de grano. Impartir formación en gestión económica y facilitar el acceso a microcréditos es otra de las prioridades del proyecto, dando la oportunidad a mujeres que quieren empieza tu propio negocio.

Esta semana empieza en Kigali (Ruanda) Las mujeres dan a luz, una conferencia internacional sobre generosidad y salud, derechos y bendiciones de la mujer y la mujer que se ha convertido en un referente mundial. Plan Internacional quiere que este foro asegure que sus vidas sean el centro de atención y que “tengan la capacidad de influir en las decisiones que determinan sus vidas, garantizando que se cuestionen las reglas generales que los discriminan, si reconocen sus vulnerabilidades específicas y son protegidos”. sus derechos».

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más