Reseñas | Dios, Navidad y milagros: una conversación con la escritora evangélica Beth Moore

Esta es la última de mi serie ocasional de conversaciones sobre el cristianismo, cuyo objetivo es salvar el abismo divino de Estados Unidos. Anteriormente hablé con el Reverendo Timothy KellerPresidente Jimmy Carter, Cardenal José Tobin Y de otros. Aquí está mi entrevista con Beth Moore, un influyente escritor evangélico que roto con la Convención Bautista del Sur en 2021. Ha sido editado para mayor claridad y extensión.

Nicolás Kristof: ¡Feliz Navidad! Es mi estación favorita, pero soy escéptico de que Jesús haya nacido de una virgen. ¿Deberíamos aceptar milagros para celebrar la historia de Navidad?

Beth Moore: Para quienes creen que Jesús resucitó de entre los muertos, un nacimiento virginal no es inconcebible.

Kristoff: La mayoría de los cristianos de hoy ya no creen que la Tierra fue creada hace 6.000 años, ni que Eva fue creada a partir de una costilla de Adán. Entonces, ¿por qué seguir con el nacimiento virginal, que, después de todo, sólo se menciona en dos de los Evangelios y se omite en Marcos, que probablemente fue el primero en escribirse?

Moore: Si despojáramos a la Biblia de sus maravillas, milagros y misterios, podríamos quedarnos con una religión, pero no sería el cristianismo ni el judaísmo. Lo milagroso es esencial. Pero cualquier lugar es un punto de partida: cualquier cosa que nos atraiga a la historia. Dios usa todo tipo de aspectos para atraernos a su centro.

Kristoff: Hace unos 500 años, católicos y protestantes se mataron en parte entre sí en una disputa entre transustanciación y consustanciación. Hoy casi nadie nota la diferencia. Entonces, ¿deberíamos preocuparnos menos por la doctrina y definir la fe cristiana basándose más en lo que la gente hace que en lo que creen?

Moore: Nuestro comportamiento es el resultado de una creencia. El amor de Dios no sólo se manifiesta en palabras sino también en acciones. Por ejemplo, es imposible absorber los Evangelios y descuidar a los pobres. El Sermón de la Montaña está grabado en la concreción del Evangelio. 1 Corintios 13 dice que podemos ser oradores sacrificiales y talentosos, pero si no tenemos amor, nuestro servicio no es más que ruido para Dios. Hoy nos enfrentamos a un profundo fracaso del discipulado. Nuestro testimonio ha salido mal.

Kristoff: ¿Como la Convención Bautista del Sur y sus escándalos de abuso sexual?

Moore: Tienes que entender, este era mi mundo. Desde mi punto de vista, la idolatría, la misoginia y el racismo hervían públicamente. Llega un punto en el que dices: «No, ya no me identifico con eso».

Kristoff: ¿Ha sacudido esto su propia fe religiosa?

Moore: Mi fe en las instituciones, sí. Sobre todo, provocó un tremendo período de introspección y arrepentimiento. Ya era demasiado tarde para sentirme profundamente conmovido por el mismo Cristo.

Kristoff: Jesús tenía una mente notablemente abierta en cuanto al género. La única persona en los evangelios que lo derrota en una discusión es una mujer anónima descrita en marcos 7:24-30 y más completamente en Mateo 15:21-28; ella es luchadora cuando pide ayuda y responde hasta que Jesús cambia de opinión. Entonces, ¿por qué la Iglesia tiende a ser patriarcal y sexista?

Moore: Cristo se propuso traer mujeres. Encuentras mujeres entre su grupo viajero de discípulos en el Evangelio de Lucas. Jesús trajo a María de Betania en clase de teología. Jesús eligió a mujeres para que fueran las primeras testigos de su resurrección. ¿Por qué reconstruiríamos un muro que Cristo derribó? Algunos de estos tipos tienen la actitud: «Dad a las mujeres un centímetro y ellas tardarán un kilómetro». » Bueno, ¿sabes qué? No es su pulgar.

Kristoff: Cuando usted y yo éramos jóvenes, en las décadas de 1960 y 1970, dos de los evangélicos más destacados fueron posiblemente Martin Luther King Jr. y Jimmy Carter. Y ahora los evangélicos blancos apoyan abrumadoramente a Donald Trump. ¿Cómo ha ocurrido?

Moore: El matrimonio entre el Partido Republicano y la Iglesia Evangélica. Como creyentes en Cristo, no podemos rendirnos ante ningún partido político o político. Debemos dejarnos guiar por el Espíritu, agentes libres que no se pueden comprar.

Kristoff: ¿Cómo deberíamos pensar en la intersección de religión y moralidad? L’une des choses les plus répugnantes que j’ai vues a été l’opposition au financement de la crise du sida de la part d’éminents évangéliques comme le sénateur Jesse Helms, parce qu’ils pensaient que ce seraient les homosexuels qui allaient morir. Sin embargo, cuando visito prisiones, cuando viajo a los lugares más pobres del mundo, veo de manera desproporcionada a personas de fe –a menudo creyentes conservadores– haciendo verdaderamente la obra del Señor, arriesgando sus vidas para ayudar a otros. De alguna manera, Pat Robertson y estos heroicos misioneros estaban todos leyendo el mismo Evangelio.

Moore: A menudo les digo a los creyentes que están desmoralizados e inseguros de querer seguir siendo parte del cristianismo: ¡no vayan a las redes sociales para saber lo que piensan sobre la Iglesia! Allí perdimos la cabeza. Salir a las calles donde hacemos el bien. Ir a ataques. A hogares para mujeres y niños maltratados. Aquí es donde se reconstruirá vuestra fe.

Kristoff: Usted utilizó el término “Discípulo de Jesús”. Me pregunto si cree que el término “cristiano” ha acumulado tanto bagaje que deberíamos cambiar nuestra terminología.

Moore: “Cristiano” es una palabra hermosa y maravillosa. Pero lo que he visto suceder en política me ha hecho cambiar la forma en que me relaciono conmigo mismo y con la comunidad de mis compañeros creyentes. Lo que se ha vuelto políticamente “procristiano” con demasiada frecuencia no refleja lo que es semejante a Cristo.

Kristoff: Un elemento de los principios evangélicos que encuentro en desacuerdo con este mensaje de amor es la idea de que sólo las personas que han aceptado a Jesús terminarán en el cielo. Me estremezco al pensar en Gandhi, que era hindú, retorciéndose en el infierno.

Moore: Hay algunas cosas que obviamente no puedo explicar. Pero no creo que nadie pueda entrar en la presencia de Dios excepto a través de Cristo. Es la columna vertebral de mi fe. No puedo entender exactamente cómo se ve eso, pero sé que el Salvador es bueno. Mi mejor comprensión del infierno es la separación eterna de Dios. No puedo decir qué está haciendo Gandhi o cualquier otra persona en este momento, pero creo en el fondo que el camino a Dios es a través de Cristo.

Kristoff: ¿Qué no entienden los liberales sobre los evangélicos?

Moore: Romper los estereotipos comienza con conocer personas que no creen en las mismas cosas que tú. Un ejemplo: mi hermano mayor trabajó en el mundo del teatro, donde encontró y abrazó el budismo, renunciando al cristianismo por considerarlo atrasado y odioso. Era mi querido hermano mayor, una de las personas más espirituales y talentosas que he conocido. En un intento por salvar las relaciones familiares, se prohibió todo discurso sobre religión. No funcionó para los dos. Esto nos dejó educados pero no cercanos. Hace unos diez años, decidimos levantar la prohibición y permitir que todos hablaran abiertamente sobre todo, incluidas sus creencias, acordando respetar las diferencias de todos.

Kristoff: ¿Se ha conquistado a tu hermano?

Moore: Murió repentinamente hace 10 meses. Mi mejor amigo. Éramos tan uña y carne como ladrones. Más espesa que la sangre. Lo extraño cada segundo. No puedo decir que ninguno de los dos haya ganado al otro, pero recuperamos nuestra relación y nos apreciamos mutuamente. Y ya no parecía pensar que Jesús fuera un tonto.

***

¡Tengo los mejores lectores! Gracias a todos los que han donado a las tres extraordinarias organizaciones sin fines de lucro que aparecen en mi guía anual de donaciones, recaudando casi $3 millones hasta ahora para la educación de las niñas en el África subsahariana, para la educación aquí en los Estados Unidos y para un programa de capacitación laboral muy exitoso. para los trabajadores estadounidenses de bajos ingresos. Puedes participar y donar en KristofImpact.org.