‘Prehistoria: últimos secretos’, la miniserie que cuenta ya 800.000 años y medios. ¿Qué estás esperando? | Televisión

Hibrida la especie y ahora también hibrida documental y ficción. Si engendra el docudrama, la miniserie que aspira a combinar una dramatización más o menos ambiciosa y el rigor de un documental. El penúltimo ejemplo es Alejandro Magno: La creación de un dios, En Netflix, nos damos cuenta de que el líder macedonio construyó un gran imperio y expandió la cultura helenística al Mediterráneo oriental y más allá. Pero sucede aquí que cuando te encuentras en la parte dramatizada ya te has entrenado como ocurre con cualquier serie o película, y el paso a los cortejos de entrevistas para escuchar los comentarios de lo que sabes, más que pertinente, no es delicado. , pero eres interrumpido.

La serie sobre Alejandro se centra en un breve periodo de tiempo: los pocos años en los que el conquistador se enfrentó al rey perdido Darío III. Y por eso se justifica que la narrativa no consta de seis capítulos (podría hacer otra temporada con sus aventuras más orientales, que acabaron mal para él). La parte dramática no termina en tamaño en la mente de Alejandro, puede que tenga excesiva teatralización, pero está bien técnica y visualmente. Para algunos, mayoritariamente polémicos, nosotros también somos así, vimos que el Grande tenía una relación homosexual con Hefestión, lo que parece bastante defendible para los historiadores. Es un elogio a la gran estrategia militar de su tiempo, incluso si se supone que era capaz de hacer gala de una crueldad despiadada cuando le convenía.

El último de los docudramas es más atrevido. Prehistoria: últimos secretos, en Movistar+, es una coproducción franco-china (con el título original El hombre de Pekín) de apenas 44 y 52 capítulos de minutos, respectivamente. Fue dirigida por Jacques Maleterre, autor de otras producciones sobre el mismo tema. (La odisea de las especies, Homo sapiens, El amanecer del hombre). ¡Esta vez tiene la aspiración de contar 800.000 años! de la especie humana en Asia a partir de las investigaciones sobre el Hombre de Pekín, hallado hace casi un siglo ya y clasificado en su día como “eslabón perdido”.

El primer episodio se centra en el Homo erectus a partir de su aprendizaje de la conservación del fuego, por lo que fue una revolución; en el segundo ya hay sapiens vinculados a África y otras razas humanas, como el hombre dragón o el hombre Flores, y desembocamos en el verdadero descubrimiento de América: el día en que nuestros desagradables cruzaron el tracto de Bering tuvo un Duro viaje por el cielo. Todo está dramatizado de principio a fin, para que nada se interrumpa cuando te adentras en la ficción.

La financiación china ciertamente ha permitido al director francés asumir un cambio de posición en la mayor parte de las relaciones en las que se encuentra hoy su territorio; Se percibe un cierto propósito nacionalista, que demuestra al mundo que se trata de una civilización muy antigua. Pero no distrae tanto. Con todo esto, tenía que ser una gran red técnica, por muchos efectos digitales y maquillajes que se gastaron, aunque en algunas escenas de especies extintas (como el imponente gato gigante gigante o el gran felino megantereon) se puede ver el Animación detrás de la bestia. Impacto en cualquier caso.

Aquí no vengo paleontólogos que hayan escuchado, si no una voz en desgastado está situando el contexto a buen ritmo. Estos personajes prehistóricos son creíbles en su caracterización y el director evitó presentarlos como rescates rudos, a pesar de explicar sus primeros pasos, los títulos, hacia la socialización. Pero, claro, fue todo tan rápido que una misma persona descubrió cómo levantar fuego y montarse una barba el mismo día, que el progreso (la palabra, la espada, la lanza, el arte) se produce disparando y no por mil. El primer capítulo resulta ser el más interesante, porque la historia de esos niños bípedos que han aprendido sus habilidades técnicas y no deben ser presa fácil para los depredadores es menos trinada. Si recrean sus primeros ritos: el pensamiento mágico, claramente, proviene de muchos otros.

Prejuicios

Lo que se cuenta en esta serie tiene más de Rousseau que de Hobbes: las primeras comunidades humanas se retratan como solidaridad, igualdad y libertad. Sólo existía la maternidad, porque no se entendía la causa de las vergüenzas y, para los hombres del clan, todos los hijos eran hijos de todos. Vemos a las mujeres en posiciones de libertad o de creación artística, aunque durante siglos evitamos creer porque proyectamos nuestros prejuicios desde las sociedades terrestres. No eran hostiles hacia otras razas humanas, hacia aquellos que vivían en el sur.

Cuando hibrida ficción y documental pesando más que la ficción. Conocemos la lista de cada faraón de Egipto y la mayor (enorme) parte de la historia de la especie humana, separada del árbol de la evolución, han hecho uns dos milenios de años, sigue envuelta en misterio. Porque esto es fascinante. Este relato te atrapa, pero se queja de la brevedad del relato, de la prisa en narrar las trascendentales innovaciones que nos hicieron como nosotros. Es un poco obvio, pero son 96 minutos: ¿cuál es tu esperanza?

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Recibe el boletín de televisión

Toda la actualidad de canales y plataformas, con entrevistas, novedades y análisis, además de consejos y críticas de nuestras publicaciones periódicas.

PUNTIAGUDO

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_