Montse Tomé explica el juego que le enseñó Vilda a escuchar a la asamblea que respondió a Rubiales pese a que ella non quería | Fútbol | Deportado

Francisco de Jorge, juez del instructor Caso Rubiales, el resultado es que esta fue la última flecha que quedó. Montse Tomé, actual entrenadora de la selección española de fútbol femenina, tuvo el ingenio de declararse como testigo ante el magistrado de la Audiencia Nacional, después de que la defensa de su antecesor, el imputado Jorge Vilda, realizara su enfrentamiento. Según fuentes jurídicas, Tomé explicó que no incluyó a la jugadora Jennifer Hermoso en su primera convocatoria por motivos deportivos y para «protegerla» de la presión mediática existente en medio de las tonterías que dice el expresidente de la Real Federación Española de Fútbol. le había propuesto (RFEF) Luis Rubiales, tras ganar el Mundial. Además, Vilda no la llamó para salir de la lista en Hermoso, a pesar de que el seleccionador le dijo que insistió en participar en la reunión del organismo del 25 de agosto, porque no quería asistir. En este acto, los asistentes respondieron y amordazaron al principal imputado en este procedimiento, que supuestamente debían presentar su medida ese día. A cambio, se quedará con el cargamento. Hasta que fue suspendido (y posteriormente castigado) por la FIFA, que lo inhabilitó durante tres años.

El juez De Jorge había solicitado realizar este interrogatorio por considerarlo necesario para su investigación, pero la Sala Penal le ordenó plantearlo. Once realizado esta mañana, cuando Tomé respondió a las preguntas de las partes durante aproximadamente una hora. Según diversas fuentes jurídicas presentes en la cita, el técnico detalló el «motivo deportivo» que le llevó a descartar a Hermoso en su primera convocatoria, para el partido contra Suecia en la Liga de Naciones: había jugado muchos partidos iniciales con su equipo . Además, dio la casualidad de que también influyó la presión mediática que impulsó la selección. De hecho, para justificarse en su día, Tomé dijo que no la llamaban para “protegerla”. El futbolista respondió con un comunicado: “¿Protegerme de qué? ¿O de quién?”.

Para el juego, el Caso Rubiales esta terminado. La semana pasada, el magistrado propone escuchar a los cuatro imputados en el banquillo: Rubiales; Vilda; Albert Luque, director de selección (hombres); y Rubén Rivera, jefe de marketing del organismo. Durante cuatro meses de investigaciones, el magistrado concluyó que el beso del futbolista “no estaba permitido y fue una iniciativa unilateral y sorprendente” del expresidente de la RFEF. Además, los integrantes de la federación continúan una serie de maniobras para afrontar «doblar la voluntad» de Hermoso y «conseguir acceder para capturar un vídeo en el que decía que el beso había tenido consentimiento». “La presión ante el jugador generó una situación de ansiedad y estrés intenso”, continúa el instructor.

La defensa de Vilda, acusada de participar en las supuestas coacciones, consideró importante la declaración de Tomé, quien fue la mano derecha dentro del equipo técnico antes de sustituirlos. El entrenador mantiene la presión sobre el jugador y nadie le ordenó hacerlo. Sin embargo, la tesis de la fiscalía resulta muy distinta y la credibilidad del técnico se encuentra en el entrodicho. Rafael del Amo, presidente del Comité Nacional del Fútbol Femenino, explicó al partido que vio como Rubiales le decía al seleccionador que fuera blar con el hermano de la delantera durante el vuelo de regreso a España desde Sydney (Australia). Y el hermano, así como un amigo presente en esa conversación sostenida en el avión, se sumó a la presión de Vilda y dijo que estaba pensando en las «consecuencias personales y profesionales» que podría sufrir la deportista.

Así lo explica el juego en el auto de prueba: “Por consejo de su equipo técnico, Rubiales le dijo a Jorge Vilda que habló con el hermano del futbolista para convencerla de participar en la creación de un video con contenido fake. Abajo, Vilda voló hacia su amiga y, en el transcurso de la conversación, le dijo que si su madre no aceptaba participar en el video, tendría consecuencias negativas para ella y sufriría un perjuicio en su carrera profesional como futbolista. . ”.

Por su parte, el magistrado se sienta frente a Luque y Rivera en las prensas desplegadas de Ibiza, donde los futbolistas celebran el título. “Una vez en España y a cargo de Rubiales, Rubén Rivera llamó a Hermoso, de manera reiterada y persistente que habló telefónicamente con el responsable de integridad de la entidad. Rivera le insistió que tenía que participar en el video, disculpando a Rubiales, para que el deportista le hubiera informado que no deseaba hablar de ese tema».

«A pesar de la clara negativa de Hermoso, con una expresión de su corazón, Rivera insistió reiteradamente en hablar con Luque, también con la intención de insistir en participar en el vídeo», continúa la resolución del partido, dictada la semana pasada: “Hermoso impugnó vía WhatsApp a Luque, nuevamente charlando con él […] Ante las reiteradas declaraciones negativas, Luque se encontró en el hotel intentando obligar a Jennifer a hablar con él para convencerla de participar en el vídeo. Insistí al jugador vía WhatsApp y también personalmente a la amiga de Jennifer para que hablara con ella». “Finalmente, antes del round negativo, Luque le envió un mensaje a la amiga de Jennifer, insistiendo en su pedido de ayuda para justificar la conducta de Rubiales, expresando su enfado, acusando a una persona enferma, pidiéndose encontrarse con muy sola en vida y anunciando que lo hará. estar feliz por lo que sucede.»

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_