La presidenta de Perú, Dina Boluarte, denunció haber dejado el cargamento sin comunicarlo para tratamientos estéticos

Cuando todo indicaba que la presidenta Dina Boluarte había solucionado el escándalo de Rolex y sus joyas no declaradas, nuevas sus cuentas pendientes con el espejo han puesto en jaque. Una investigación del seminario Hildebrandt en sus Trece Aseguro que el mandato ha sido encomendado a Palacio y todas las actividades que le exigen invertir durante dos semanas entre junio y julio de 2023 para realizar una rinoplastia y otras cirugías de rejuvenecimiento en el cargo.

El 28 de junio de 2023 fue su última aparición pública con un mensaje de pésame a funcionarios y suboficiales de la Policía Nacional y regresó a sus funciones el 10 de julio luego de dos días de reposo postoperatorio, según informó la ciudadanía. La mujer que gobierna Perú desde diciembre de 2022 no se sentía saboreada por su imagen, por lo que preguntaba constantemente a los fotógrafos de su gabinete de prensa, hasta el punto de sentirse culpable por su baja popularidad. La popularidad que en año y medio de mandato nunca ha superado el 20% de aceptación y que ahora se encuentra en su punto más bajo: el 7%.

El médico que, tras la investigación, la operó es Mario Cabani Ravello, alguien de contrastada reputación que ha retocado a más de una figura pública en el Perú como las presentadoras Magaly Medina y María Pía Copello. “Definitivamente fue por un tema estético y no por motivos de salud”, dijo la periodista Sonia Suyón, autora del trabajo, quien confirmó sus investigaciones con varias fuentes de Palacio. “El 5 de julio hubo reunión de Gabinete y nos informaron que él no estaba presente”, escribió.

El podcast La Encerrona Se ha comprobado que las historias oficiales del mensaje presidencial se las mostró a Dina Boluarte en esos días al participar en diversos eventos. Pero el resultado es que no estaban vigentes hasta ese momento. El 1 de julio, por ejemplo, publicó en la plataforma X del Jefe de Estado junto a estudiantes de un colegio de la región Lambayeque. Pero en el sitio Flickr de la presidencia aparecen estas mismas imágenes, a partir del 23 de junio. No son las únicas publicaciones con una diferencia horaria notoria. “Palacio de Gobierno publica imágenes pasadas para tapar el vacío de apariciones públicas de Dina Boluarte, y así confundirnos”, dice Jonathan Castro, editor general de La Encerrona.

Fredy Hinojosa, voz del mensaje presidencial, evitó comentar sobre los trucos estéticos del presidente, sugiriendo que se trataba de un asunto privado. “La Constitución establece el derecho a la intimidación personal. Esto le asiste al Presidente de la República, no quiero pronunciarme sobre actos que forman parte del ámbito privado”, dijo. El jefe del Consejo de Ministros, Gustavo Adrianzén, sostuvo que como la agenda de Dina Boluarte es pública, no tuvo problemas para resolver a los chicos, pero al mismo tiempo no descartó la posibilidad de que la hubieran abandonado en una carrera de medicina. “Insalubre podemos poner cualquier cosa de nosotros, lamentablemente. No sé si tengo licencia, pero reitero que la agenda del presidente es pública y daremos conocimiento exacto en las fechas que si lo solicita”, subrayó.

La congresista Ruth Luque se dirigió a un despacho para solicitar la agenda del mandato entre el 29 de junio y el 9 de julio de 2023, así como las actas de las sesiones del Consejo de Ministros en el mismo período, y la documentación del descenso médico por motivos personales. motivos, así como descuento de haberes. Luque argumentó que al confirmar su ausencia, Boluarte violó la Constitución al no haber comunicado su ausencia al Congreso, y fue reemplazado por el titular de la Cámara, quien sería catalogado como causal de vacancia o moción de censura. “Es una infracción constitucional porque no se siguieron los procedimientos constitucionales. La Presidencia no puede prescindir de una persona que sea su maneje y su representante. La señora Boluarte debe ir al Salón del Pleno a dar explicaciones”, digo.

Clara Elvira Ospina, directora del medio de investigación Epicentro TV, arroja mucha luz sobre por qué la ausencia del jefe de Estado no es un supuesto privado. “Cuando el presidente Biden le hizo una colonoscopia con anestesia general, le transfirió la carga a la vicepresidenta Kamala Harris durante una hora y 25 minutos mientras estaba sentado. El presidente sale todos los días y no entra nadie”, comentó.

Sigue toda la información de El PAÍS América en FacebookXo en el nuestro boletín periódico.