Jorge Martín, el más rápido del GP de las Américas, todavía quiere hoy el rojo de la Ducati | Motociclismo | Deportado

Jorge Martín ya había pensado en 2022 en vender el aspecto más codificado de la carrera de MotoGP, el color rojo que identifica a la Ducati oficial del equipo oficial. Son tres tiempos con la miel en los labios, tanto esfuerzo y tanto esfuerzo para cumplir el deseo de todos los pilotos, de actuar como referente y estandarte de una gran marca. El madrileño, lógicamente frustrado tras haber dejado varado el portazo hasta en dos ocasiones, supo mantener su carácter y rendir al máximo con el segundo equipo italiano. Con Pramac, el mismo equipo que le da la bienvenida a MotoGP en 2021, ha llegado al punto de proclamarse subcampeón el año pasado, el único capaz de llevarse la pelea con Pecco Bagnaia, el número uno de los italianos, ha alcanzado la última carrera.

“Mi futuro no está en mis manos, he pasado el balón, y Ducati debe decidir qué hacer”, comentó el donostiarra antes de empezar a correr en Austin, donde este fin de semana se disputa el GP de las Américas. El español, que actualmente copa el ranking entre los dos grandes premios, demostró que el nivel de carrera superado no fue flor de un día. A la vuelta de la esquina, señalan a quienes esperan una decisión antes del GP de Italia, que se disputa a principios de junio. Aunque Martín prioriza el aspecto deportivo, y la Desmosedici roja sigue siendo la máquina que más desea, no dudará en cambiar de aires si los dirigentes de Bolonia tardan en declinar sus elogios. No se aceptan ofertas.

“Mientras seas Ducati, hay otras fábricas en la lista. Cuando hayamos elegido veremos adónde vamos”, aseguró el piloto a EL PAÍS al día siguiente de perder el título en Valencia. “Creo que ser campeón o no cambia muy poco las cosas. Sí, demostró todo lo que tenía que demostrar. Si no me han ascendido ahora, lo veo difícil en el futuro”, añade. Enea Bastianini, gracias a cuatro victorias con Gresini en 2022, el cuarto equipo de la categoría junior del Borgo Panigale, fue quien les detuvo en el ascenso que mantienen hasta ahora. Las fuentes buscan la negociación afirmando que este período será el último año que el riminés visite la Roja.

Hay al menos dos razones para aprender esta teoría. Martín ha caminado más fuerte de lo que terminó el año pasado, y no sufrirlos significará perderlo por otra causa. Los chicos que mantienen a Gigi Dall’Igna y al resto de agentes en Bolonia se deben, principalmente, a la liga de Marc Márquez con su ecosistema. El ocho veces campeón del mundo es todo un caramelo para cualquier fábrica, y el propio director general de Ducati, Claudio Domenicali, lo define como «la mejor campaña de marketing posible», en declaraciones a este diario. Para estar preparado y demostrar que puede querer jugar por el título, el catalán puede avanzar al conjunto madrileño.

A pesar de esta nueva variable a tener en cuenta, Martín sigue centrado en su hoja de ruta. «Mi mayor rival es mi amigo, y recomiendo sacar mis resultados, mostrar mi mejor versión, el sitio será mío», afirmó. Él o Márquez estarán junto al actual bicampeón del mundo en la categoría reina en 2025.

Al organizar la acción en Estados Unidos, el 89 de Pramac se fue a la meta y batió el récord de la pista (2′01.397) para firmar el mejor tiempo del día para los vieneses. Como siempre tus gustos se reflejan en los pilotos, lo que realmente importa es el sábado y el domingo. “En MotoGP vale lo que haces en tu última carrera, no importa el año anterior ni tu bandeja”, resume el madrileño a pocos días de recibir los primeros frenos Ducati. ¿Se vengará el tercero?

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_