Indian Wells Masters 2024: Ni Zverev ni las abejas pueden con Alcaraz | Tenis | Deportado

Para picadura, el de Carlos Alcaraz.

Estos chicos, en Indian Wells, en un episodio de ciencia ficción, y después de resolver el problema, el mundo entero se salvó, regresé. espectáculo. El mismo día en que Netflix anunció que estrenaría una docuserie sobre el tenista murciano en 2025, y ya durante el juicio, el torneo inició una secuencia surrealista cuando tuvo lugar el duelo de cuartos de final entre el español y el inglés Alexander Zverev — 6 -3 y 6-1 a favor del primero, tras 1h 28m -todo lo que quedó suspendido para los nuevos minutos como consecuencia de una invasión del Bejas-. “Juego suspendido – Invasión de abejas”, decretó la organización. Jugadores, juegos y parte del público comienzan a retirarse de las bocas y la acción se desarrolla durante dos horas para comprobar que la nube de insectos se ha instalado en el cámara araña —la cámara suspendida en el aire que recorre transversalmente la pista para ofrecer planos aéreos dinámicos— y adherida a algunos de los asistentes, entre ellos el tenista de El Palmar.

Sin embargo, el número dos del mundo no sólo abruma en la ofensiva y el contenido, hasta vencerlo. Zverev tenía una dura sospecha. A veces se inspiraba en los animales, en aquella famosa frase de Drew Bundini Brown, uno de los entrenadores de Muhammad Ali: “Flota como una mariposa, pica como una beja; retumba, joven, retumba”—, el murciano muestra lo más delicioso de su repertorio para derribar al gigante alemán, que ha derrotado en los dos últimos cruces y domina el cara a cara, ahora 5-4, y acepta el mayo desafío del último semifinales. En ella elegirás el sábado con el hombre del momento, peludo, larguirucho. Sin complejos además. Otros fuera de serie. No sabíamos de la derrota de Jannik Sinner este año y llegaremos al próximo capítulo invictos (16-0) después de haber hecho un partido fantástico. No hay jugadores italianos desde el 19 de noviembre —Djokovic, Turín, Copa de Maestros— y con el triunfo de estos partidos ante Jiri Lehecka (doble 6-3) igualó el séptimo mejor inicio de curso, exclusivamente hasta ahora Roger Federer (2006). ).

Esta tenue intervención de Alcaraz quedará registrada por la tunda alemana, por los arabescos en las manos y la exquisitez de los golpes. Pero, sobre todo, este 15 de marzo fue testigo del insólito suceso en una cancha de tenis. Con 1-1 y 15-0 a su favor, Alcaraz estaba listo para sacar en el tercer juego, cuando la espantosa nube de árboles estalló en el Valle de Coachella –desierto de California, pelando montañas al fondo; Paraíso del tenis, los llaman— comenzaron a merodear arrepentidos por este fondo y cabalgaron hacia el jugador. A esto siguió la situación y trató de protegerse con la raqueta, con la mano, pero inmediatamente tuvo que refugiarse en su ropa tras haber recibido un golpe en el frente. “¡Es peligroso!”, advirtió el árbitro Mohamed Lahyani por encima de la megafonía. Posteriormente, los jugadores reconocieron a sus profesores y las bolsas de ambos jugadores, y también abandonaron la pista, con la esperanza de que la organización del torneo encontrara alguna solución para recuperar el partido.

Una hora más tarde, un apicultor se hizo presente -sorprendentemente, sin ningún tipo de protección, con el logo de su empresa serigrafiado en pecos, mangles y hondas, como si enviara los honorarios de la zona- y comenzó a aspirar cientos de abejas. quien se había instalado en la estructura de la cámara con un pase tranquilo, como quien se sabe invulnerable. Admirable templo japonés. Mientras tanto, los jugadores se reunieron en el área designada para el entrenamiento, mientras se encontraban en la pista; Mientras Zverev se dedicaba a dar algunos toques al balón, Alcaraz, acompañado de todos los integrantes de su equipo, revisaba su teléfono móvil, comentaba la anécdota entre los verdugos y realizaba algunos ejercicios antes de pronosticar que la organización daría luz verde. al juego.

Hora y media después de la interrupción, los jugadores regresaron a la pista una vez finalizado el trabajo del apicultor, pero la regeneración siguió ampliándose porque los insectos no terminaban de rendirse en algunas zonas de la pista y el hombre, ya famoso en el mundo. todo sí, difícil de negar parecido, mellizo del Mono Burgos, exportero del Atlético y hasta poco hecho siguiendo a Simeone, lo único que quiero es intervenir. El spray extra abandonó definitivamente el camino y pesó sobre las reticencias iniciales de Alcaraz, aún temeroso ante la posibilidad de recibir más dolor, Lahyani reactivó el impulso en medio de una circunstancia en la que predominaba absolutamente el español: “DE ACUERDO, comencemos a archivarlo «. Y sí lo hizo. Toda una demostración de concentración.

El contrato se perfiló a Zverev, donde nada más volvió como una doble falta que le costó romper, y libre de cualquier forma en Alcaraz, enérgico, confiado y artista. Hombre de demolición. Globos perfectos, un trasero volador a 160 km/h, varios pases profundos e incalzables y un dejade invertido con un revés que, de repente, recuperó (si eso era posible, en realidad) al maestro Federer. “Siempre quiero jugar como él”, dice el chico de 20 años, que vendió la casa de servicios con sólo seis errores y cedió la misma cantidad de puntos con el dinero; rozó, además, el pleno en la conversión (cuatro de cinco).

De esta forma tan optimista y tan redonda, habiendo firmado su mejor actuación del año y vuelta tras vuelta subiendo el tono, se reencontrará este sábado (21.00 horas, #Vamos) con el infalible Sinner (22 años), que está divertido en el segundo clic en él clasificación y, al igual que Zverev (26), mantiene el particular a favor (4-3) y los devolvió las dos últimas veces que fueron al mediodía; la referencia más buscada, Beijing, en octubre. Ahora bien, el prodigioso italiano se apoyó en las semifinales del año pasado en este escenario, donde defendió el título. Será el duelo estrella, pues. La nueva saga sumará un capítulo más. En lo más alto de la tabla, el estadounidense Tommy Paul cae derrotado por Casper Ruud (6-2, 1-6 y 6-3) y se enfrentará al ruso Daniil Medvedev (7-5 ​​y 6-4 a Holger Runa).

“CONFUNDO AL RIVAL, TENGO ESTILO”

ANTES DE CRISTO

“Es la primera vez que lo veo y me toca vivirlo”, afirma Alcaraz al final del partido, todavía sorprendido por el partido y muy satisfecho de su nivel de crecimiento en el tenis, pese a la anormalidad de este capítulo.

“Estábamos intentando parar, hasta ahora… Al final es un poco, pero estoy muy contento con las cosas que he hecho en la ropa, en el calor antes de empezar de nuevo porque he estado muy concentrado. Había más niños que me molestaban, pero yo seguía muy seria, muy concentrada, y creo que toda la fiesta fue así”, noté.

“Cuando vimos la invasión en la televisión y nos inspiraron las palabras de Mahoma: ‘La invasión de las abejas’, me hizo gracia. Se registrará para esto, no para el tenis ni para nada más, hasta las abejas. Pero tiene un equipazo”, añadió el murciano.

Citado ahora con Sinner, dijo: “Estoy muy contento con el nivel al que estoy jugando y la forma en que estoy usando la pista. Para mí es muy importante jugar que el rival no se separe cuando viene el siguiente: puede quedarse dentro de la pista, puede profundizar… Le confunde y es mi estilo, es mi juego y estoy contento. hacerlo así”.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.