Euroliga: billete de avión para que el Barcelona gane al Bayern | Baloncesto | Deportado

Euroliga jornada 32

B. Mónaco

Bote

Kalinic e Ibaka luchan por la pelota en el duelo Bayern-Barcelona.ANNA SZILAGYI (EFE)

Los batacazos que pasaron la semana pasada por delante de sus rivales directos, Fenerbahçe y Panathinaikos, dejaron al Barça aturdido y olvidado, también en el alero, un joven extremo que puede esperar mucho, luego en el segundo pasó a la cuarta plaza, a sólo a un paso de la zona noble y perder el factor puede pasar en las rondas preliminares eliminatoria. El rival era el Bayern de Laso, que se alistaba con un triunfo de 39 puntos en el encuentro del primer partido, entonces en el banquillo y ahora con pequeños protagonistas como los pívots Booker y Brankovic, también en el escolta del Obst. Pero el Barça, que en Europa no funciona lejos del Palau -pues sumaba seis victorias por nueve derrotas asta la fecha- no las tenía todas sigo. Aunque disfrutó de un duelo plácido (agrego a tener una revancha de 22 puntos) y le complicó la existencia en el último cuarto a Olvidar, los de Grimau tuvieron suficiente para superar al Bayern (79-87) y volver a la élite, ahora que están pidió meditar con el Maccabi, desempeñando el papel directo de eliminatoria sí No jugar y con Asvel, que es el penúltimo.

Como si las dos recientes bofetadas pesaran en las gorras y muñecos de los azulgranas, el inicio del equipo fue un horror en ataque. Falta de Vesely desde su posición fetiche de media distancia, pérdida de Laprovittola, error grotesco de Satoransky donde el jugador pasa la posición y toca a Vesely y Kalinic por parte de un Ibaka que se impone. Pero entendí al equipo azulgra que por tu culpa le había puesto intensidad, un ejercicio físico a que el Bayern no lo había hecho y ese fue el resultado, así que de aquí, de este físico y con las transiciones rápidas, el Barça estuvo genial. : Vesely marcó dos mates; Satoransky y Laprovittola se definieron desde la periferia; y dios Kalinic un clínica de cómo superar a tu rival con el cuerpo. Benvenido Barça, formado por la sugerente y magnética conexión de Ricky Rubio con Willy Hernangómez; Un prólogo por jugar (19-25) con sólo Lucic e Ibaka ocupados diciendo lo contrario, los clubes a los que atacaría el Bayern.

El Barça es un equipo impredecible, que puede hacer una racha en lo más pintado y que puede disparar antes Mindundi, que tiene equilibrio y banco, que lo tiene todo con el legado de Ricky Rubio, pero la falta de coherencia y de saber gobernar las partes, amplían los momentos de lucidez, imponiendo su carácter. Nadie mejor que Parker para explicar las desconexiones, un jugador fabuloso que no tiene freno cuando llega tarde, pero que en algunas ocasiones parece estar en Chicago jugando a la barbacoa o viéndose al sable. En Alemania, en cualquier caso, tienes una de estas noches. espectáculoal menos en el segundo acto, bien blindado por la inspiración de Brizuela -que en cada caso tuvo más protagonismo- y los rebotes de Hernangómez, que sirvieron para destrozar a un Bayern que marchaba al ataque con la capeza gacha (30-47).

El Bayern se refugió entonces en Ibaka, capaz de ganar por unos instantes al Barça, una versión que registró tiempos pretéritos, de los que dejaron su color en la NBA y en la selección. Pero con él solo, incluso con estrellas puntuales (como Weiler-Babb de la extraradio), no los deja el equipo alemán, que ante cualquier contratiempo encontrará, reproches y malos queridos, en ocasiones hasta desidia para despero de un Laso que non si renunció al área técnica. Pero nada porque perder supone decir adiós a la temporada europea. Así, un poco más de Parker, algo de Laprovittola y las posteriores apariciones de Vesely bastaron para que el Barça jugara al final un partido despreocupado, sin exigencias ni apuros, cómodo a la mayoría sin poder. Es por eso que pasó por el último capítulo con 19 puntos de venta. Mucho de todo. Pero con esto el Barça nunca lo supo, por lo que el Bayern volvió a ganar dos puntos (72-80), ayudado por Weiler-Babb e Ibaka, también por un Sylvain Francisco que siempre crece en el momento de sus goles. Momentos del titube azul, del aliento de hombres y armas, de los que el pájaro se llena de forma grotesca. Pero nada más arrancar el duelo, el Barça tomó el tiro de físico, de defensa y de competición, y con ello el valor para cerrar el duelo y, poco después, tocó una gigantesca boca de aire en la Euroliga. Más aún si se sentó en la mesa, así el Olympiacos superó al Partizán y siguió a una sola invitación para arrebatarle la plaza a la esperanza del Fenerbahçe, que está a dos pero estos viernes si las verá con el Alba de Berlín.

El Baskonia, por su parte, no pudo decidir más ante el Anadolu Efes (97-76) y se complica su existencia en el jugar, ya en solitario con un triunfo de victoria sobre los perseguidores (el propio Efes) y dos del Partizán, Zalgiris y Olympia Milano. Siempre en remolque, el equipo deshizo en el tercer acto (53-77), un hachazo terrible para el equipo de Dusko Ivanovic, que apunta con algo más que recibe el escudo del calendario que está por llegar, por lo que se irá al WiZink. a ganarse la cobre con el Madrid, líder de líderes, y por última vez visitará al Virtus Bolonia, rival directo en su batalla.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.