Elliott Erwitt, cuyas fotografías son famosas y a menudo divertidas, muere a los 95 años

Los fotógrafos con una visión cómica de la vida rara vez logran el mismo reconocimiento que los exaltadores de la naturaleza o los cronistas de la guerra y la miseria. Elliott Erwitt, quien murió el miércoles a los 95 años en su casa de Manhattan, fue una excepción.

Durante más de seis décadas, utilizó su cámara para contar chistes visuales, encontrando material dondequiera que deambulara. Su buen ojo para las conjunciones tontas, a veces reveladoras (un perro acostado boca arriba en un cementerio, una máquina de Coca-Cola incandescente en medio de una exhibición pública de misiles en Alabama, una maceta sarnosa en un salón de baile cursi en Miami Beach) aterrizó en le asigna tareas constantes. así como el afecto de un público que compartía su amable sentido del absurdo, estilo Chaplin.

Ha publicado más de 20 libros y sus impresiones en blanco y negro están incluidas en colecciones de fotografía de todo el mundo. Su hija Sasha Erwitt confirmó la muerte.

Famoso por sus ingeniosas instantáneas de perros, publicadas en libros titulados «Son of Bitch», «To the Dogs» y «Woof», Erwitt los capturó como animales solitarios con sus propias obsesiones, así como con interacciones amistosas con los humanos.

En un ensayo para «Dogs Dogs» del Sr. Erwitt, PG Wodehouse escribió: «No hay un modelo en su galería que no derrita el corazón, y tampoco hay distinciones de clases bestiales». Pura sangre y perros, están todos ahí.

La popularidad de los caninos del Sr. Erwitt ha oscurecido la diversidad de su trabajo. Nunca se especializó y siempre trabajó como autónomo. Miembro vitalicio y ex presidente de Magnum, el prestigioso colectivo de fotógrafos independientes (un cofundador, Robert Capa, lo invitó a unirse en 1953), Erwitt asumió todo tipo de asignaciones, desde moda hasta política.

Ha fotografiado a celebridades (Humphrey Bogart, Jack Kerouac, Marilyn Monroe, Che Guevara) para Life, Look y otras revistas, y ha producido campañas de viajes para Irlanda y Francia.

Varias de sus imágenes se han hecho famosas. Una de sus obras más conocidas muestra a Jacqueline Kennedy con un velo sosteniendo una bandera estadounidense doblada durante el entierro del presidente John F. Kennedy en el Cementerio Nacional de Arlington en 1963.

Aún más conocido es el incidente de 1959 en el que el vicepresidente Richard M. Nixon golpeó al primer ministro soviético Nikita S. Khrushchev en el pecho durante el llamado debate sobre cocina en una exposición de productos estadounidenses en Moscú. (Los republicanos convirtieron la foto en un cartel durante la campaña de 1960, lo que enfureció al Sr. Erwitt, incondicionalmente anti-Nixon. «Se usó sin mi permiso», dijo más tarde. «Estaba enojado, pero no había nada que pudiera hacer». al respecto.»)

Otra fotografía memorable, de la histórica exposición fotográfica de Edward Steichen «La familia del hombre» (y libro posterior) en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, se tituló «Madre e hijo». Tomada en 1953, muestra a una mujer en una cama mirando a los ojos de su bebé mientras un gato observa fríamente la escena. El bebé era la hija de Erwitt, Ellen, y la mujer era su primera esposa, Lucienne Matthews, quien murió en 2011.

Los museos expusieron su obra desde la década de 1960 hasta su muerte, y a lo largo de los años recibió exposiciones individuales en el Museo de Arte Moderno, el Instituto de Arte de Chicago, el Museo de Arte Moderno de París y el Barbican de Londres. En 2002 se organizó una retrospectiva completa en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

Elio Romano Ervitz (« Romano, parce que mon père avait fréquenté l’Université de Rome » et « aimait ça ») est né le 26 juillet 1928 à Paris, fils d’un juif orthodoxe russe (il y avait de nombreux érudits talmudiques dans su familia). familia) y su esposa rusa. Habían huido a Francia después de la Revolución de 1917.

En un ensayo autobiográfico publicado en su libro «Personal Exposures» (1988), Erwitt escribió que su padre, Boris, nunca perdió la fe en el socialismo y culpó a su esposa, Eugenia (Trepel) Erwitt («de su riqueza vergonzosa cuando era joven»). girl)’), para el éxodo de la pareja de ‘la tierra prometida del paraíso soviético’.

Después de trasladar a la familia a Italia, su padre encontró intolerable el régimen de Mussolini y los trasladó a todos de regreso a Francia en 1938. Aunque Boris y Eugenia se separaron en Milán cuando su hijo tenía 4 años, los tres partieron juntos en un barco hacia los Estados Unidos un año después. , unos días antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Elio Ervitz se convirtió en Elliott Erwitt en Nueva York pero continuó con su vida itinerante. Después de vivir durante dos años con su padre vendedor en Central Park West de Manhattan, padre e hijo se mudaron al otro lado del país hasta Los Ángeles en 1941, y los dos vendieron relojes de pulsera en pequeños pueblos de camino a pagar sus gastos.

Unos años más tarde, su padre volvió a marcharse, esta vez para vender sus productos en Nueva Orleans y dejar a su hijo de 16 años a su suerte. Luego, Boris viajó a Japón para sacerdote budista ordenado y volvió a practicar su religión adoptada en Manhattan.

Erwitt atribuyó a su “timidez” (había llegado a Nueva York sin hablar inglés) el mérito de convertirlo en fotógrafo. Comenzó a tomar fotografías en serio en Los Ángeles con una vieja cámara con placa de vidrio a los 16 años y luego se actualizó a una Rolleiflex.

«Mi primer cliente fue mi dentista, luego las casas de la gente y los niños, luego los bailes de graduación», escribió. Las fotografías de estrellas de cine también se vendieron bien.

Después de graduarse de Hollywood High School, estudió fotografía en Los Angeles City College, aceptó un trabajo en un cuarto oscuro comercial y luchó por encontrar trabajo. En 1949, regresó a Nueva York, donde conoció a Capa y Steichen, estudió cine en la New School for Social Research y tuvo una incipiente carrera profesional antes de que el ejército lo reclutara durante la Guerra de Corea.

Mientras servía en una unidad del Cuerpo de Señales del Ejército en Francia en 1951, tomó una fotografía de soldados matando el tiempo en los cuarteles. Según su relato, la foto le cambió la vida. Cuando la presentó a un concurso de la revista Life, ganó un premio y la fotografía se publicó con el título “Bed and Boredom”. Con el cheque de 2.500 dólares («una cantidad astronómica en aquellos días»), el Sr. Erwitt compró un automóvil y lo apodó «Gracias, Henry», en honor al editor de Time-Life, Henry Luce.

Lo poco heroico y lo extravagante ya se habían convertido en motivos característicos del Sr. Erwitt. Hizo sus primeras fotografías relacionadas con perros en 1946, para un artículo de moda sobre zapatos de mujer para la revista New York Times.

Una imagen de esta misión, de un chihuahua jadeante con un suéter en una acera junto a una mujer con sandalias, ha aparecido en numerosas exposiciones.

«Decidí fotografiar desde el punto de vista de un perro porque los perros ven más zapatos que nadie», explica.

Erwitt solía utilizar una cámara de visión para trabajos publicitarios y reservaba su cámara de 35 milímetros para fotografías personales. Henri Cartier-Bresson fue uno de los muchos que expresaron sorpresa por el hecho de que su amigo fuera capaz de realizar ambos tipos de trabajo con tanta facilidad.

«En mi opinión, Elliott ha realizado un milagro», dijo una vez Cartier-Bresson, «trabajando en una cadena de campañas comerciales y siempre entregando un ramo de fotografías robadas con un sabor, una sonrisa que surge de su yo más profundo».

Hablando cuatro idiomas, una facilidad que le permitió encontrar trabajo regular en Europa en los años 1950, 1960 y 1970, el Sr. Erwitt amaba la vida independiente.

“Algunas personas no soportan la inseguridad, pero a mí nunca me molestó demasiado”, escribió en 1988, añadiendo que sus ingresos inestables eran más duros para sus esposas y novias que para él.

El Sr. Erwitt estuvo casado y divorciado cuatro veces: con Lucienne Van Kan, de 1953 a 1960; a Diana Dann, de 1967 a 1974; a Susan Ringo, de 1977 a 1984; y a Pia Frankenberg, de 1998 a 2012.

Además de su hija Sasha, de su tercer matrimonio, le sobrevive otra hija de este matrimonio, Amelia Erwitt; dos hijas de su primer matrimonio, Ellen y Jennifer Erwitt; dos hijos de su primer matrimonio, Misha y David; 10 nietos; y tres bisnietos. Vivió en el Upper West Side de Manhattan durante unos 60 años.

En la década de 1970, Erwitt fue uno de los primeros en aprovechar el interés del mercado del arte por la fotografía contemporánea como inversión. Los corredores compraron impresiones al por mayor para beneficiarse de los refugios fiscales. “Esta ganancia inesperada compró mi casa en East Hampton”, dijo.

“Fotografías y antifotografías”, publicado en 1972, fue el primero de una serie de libros de Erwitt. Durante este período, también produjo y dirigió una serie de cortometrajes documentales: “The Many Faces of Dustin Hoffman” (1968), “Beauty Knows No Pain” (1971), “Red, White and Bluegrass” (1973). , “Los vidrieros de Herat, Afganistán” (1977) y “Los magníficos 100 en marcha” (1980). Continuó haciendo películas en la década de 1980, produciendo una serie de 18 comedias cortas para HBO.

Pero sus fotografías estrafalarias y ágiles serán sin duda su legado más memorable. Con los perros, la desnudez le hacía cosquillas y encontraba tanto material en las playas públicas como en las calles. La comedia humana activó su ojo, aunque le costaba explicar su proceso de visión.

“Puedes tomar una foto de la situación más maravillosa y está sin vida, no sale nada”, observó. “Entonces puedes tomar una foto de nada, de alguien rascándose la nariz, y resulta ser una foto genial”.

El suave humor de sus imágenes no le impidió adoptar una postura marcadamente antiintelectual hacia lo que hacía.

Se mostró cauteloso con la interpretación. «Por lo general, no pienso demasiado», escribe. «Ciertamente no uso esas palabras divertidas que les gustan a la gente de los museos y a los críticos de arte».

Pensaba que la fotografía era «una profesión de vagos» que sólo requería «habilidades modestas». El misterio de cómo había hecho lo que había hecho no podía explicarse, ni siquiera él mismo, y eso parecía complacerle. Concluyó que «las ideas, por muy entretenidas que puedan resultar en conversación y seducción, poco tienen que ver con la fotografía».

Richard B. Woodward, crítico de arte y fotografía de Nueva York desde hace mucho tiempo, murió en abril. Alex Traub contribuyó con el reportaje.