El multinacional Mbappé disputa el primer gran partido de su nueva era | Fútbol | Deportado

Kylian Mbappé se presenta esta noche en Anoeta (21:00 horas, Movistar) para defender el 2-0 obtenido por el PSG en octavos de final de la Liga de Campeones en el Parque de los Príncipes en una situación jurídica aislada. Lo hizo en condiciones que para cualquier colega profesional significaban exponerlo a graves riesgos laborales. Tras negarse a intentar prorrogar de inmediato su contrato con el Paris Saint-Germain, el francés aspira al título de su primer gran partido como jugador libre. Sin contrato formal por contrato con un implementador a partir de Julio. Sin problemas de seguridad durante el uso. En un limbo jurídico que exponía a cualquier futbolista a un accidente, una enfermedad o una lesión incapacitante que le dejaba sin palabras. Este no es el caso de Mpabbé. En sus 25 años, los franceses han construido un imperio económico multinacional. Su relación con el emir de Qatar, Jeque Abdullah bin Hamad Al Thani, su mecenas hasta junio, es tan espléndida que, después de los agentes del jugador, no tiene nada que temer. El PSG siempre estará en casa.

«Al fin y al cabo, Kylian siempre tenderá a una reestructuración del PSG por encima de la mesa», afirma una fuente cercana a sus representantes, dirigida por la abad Delphine Vertheyden.

El tratado de Mbappé con los príncipes de Qatar, muy tenso el verano pasado después de que anunciara su salvación en 2024, se calmó cuando renunció a los 80 millones de euros que costó la primera fidelidad que, legalmente, le correspondía cobrar en otoño. El dinero se debe al último pago de una primera búsqueda de 200 millones de euros, el equivalente a un primer traspaso, que el PSG se ha comprometido a suscribir en 2022 para firmar su reestructuración por dos años con opción a un tercero. Mbappé pagó 130 millones y le perdonó el resto en consideración al espíritu de un acuerdo que estipulaba su estancia en París hasta 2025.

Embrollo a Mbappé

Asesorado por sus abogados, el futbolista entendió que omitir la moneda de aquel dinero era la mejor forma de responder a la generosidad de sus hermanos cátaros. Según la fuente de su entorno, además de los 130 millones de la primera fidelidad, el salario y los derechos de imagen, Mbappé ganó 75 millones de euros netos en cada una de sus últimas temporadas en el PSG. La imagen de abajo es la entrada al fondo. Algunas derivan de empresas catastróficas. Y lo más importante, según sus abogados y contables, es la política del PSG en esta materia: el club tampoco reporta el 1% de los contratos publicitarios que firma el jugador. Este, como en 2022, sigue siendo el protagonista principal de sus negociaciones con el Real Madrid, su destino predilecto. Desde hace dos décadas, el Madrid ostenta el 50% de los derechos de imagen de todos los integrantes de su equipo, incluido Cristiano.

El equipo de asesores de Mbappé negocia el escenario más favorable que nunca ha encontrado una superestrella del deporte en el mercado de fichajes. Así lo confirman los especialistas deportivos del sector del patrocinio que prefieren el anonimato. Simon Biles, Michael Phelps, Usain Bolt, Nadal, Federer, Messi, Cristiano, Le Bron James y Stephen Curry, observan y comparten el mismo bolso en un mercado publicitario de empresas ávidas de relacionarse con la singular imagen juvenil y espectacular que trajeron los ídolos. de deportación. Suponiendo que en la próxima década Mbappé, imagen de Nike y EA Sports, tendrá menos competencia que sus antecesores. Los gloriosos viejos tiempos son jubilosos. Los franceses y sus alrededores lo saben y te dicen de qué se trata. Esto aumenta su valor.

150 millones de euros al año en ingredientes por derechos de imagen

Así que si en el PSG te preguntas cómo quieres al Madrid, sus jugadores proyectan unos ingresos superiores a los 150 millones de euros de media al año. Si pagas por un club de la Premier League, te avisan que la cantidad aumentará en 200 millones sin filtros. Ni el Liverpool ni el United, dos clubes que están interesados ​​en él, conservan los derechos de imagen de los jugadores. A Mbappé, afirman, lo que más le inspira es estar en el Madrid. Pero todo está en el aire. Según sus agentes, el Madrid le ofrece un salario de 40 millones de dólares, cediéndole el 75% de sus derechos de imagen y conformándose con el 25%. Pero a razón de 15 millones por cada fracción del 10%, esto aumentará la retención del club en un 25% frente a una búsqueda media de 40 millones de forma temporal. Delphine Vertheyden, la abogada, y Fayza Lamari, su madre, resisten el cedro.

Mbappé piensa en todo esto y piensa en las cosas que exige Luis Enrique, que son muchas y variadas. A veces como nuevo, a veces tan extremo. En el club se dan cuenta de tres motivos por motivos tácticos entre el atacante y el técnico español, cuyo carácter cambiante ha encendido la maquinaria de la discordia. Los primeros conflictos se resolvieron con cordialidad. Ahora atraviesan la tercera crisis. Mbappé y el técnico dan muestras de no entenderse muy bien. La Ligue 1 es una prueba. Fue suplente en Lille, suplente en Nantes, sustituido en Rennes y suplente en Mónaco, posteriormente. El emir de Qatar espera vivir en el equipo titular esta noche ante la Real Sociedad. Pero Luis Enrique parece misterioso. “Puede que sea sí, puede que sea no; ¿Quién sabe?”, le dije al técnico.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_