Cinco ciudadanos búlgaros, acusados en el Reino Unido de espiar para Rusia

Relaciones internacionales

Actualizado

Tres de ellos habían sido ya acusados de falsificación de documentos en el momento de su detención el pasado mes de febrero

Tres de los cinco acusados (de izq. a der.): Orlin Roussev, Katrin Ivanova y Biser Dzhambazov.MUNDO

Los fiscales británicos ha presentado cargos contra cinco ciudadanos búlgaros, afincados en el Reino Unido, por espiar para Rusia antes y durante la guerra de Ucrania.

Tres hombres y dos mujeres, entre 29 y 45 años, han sido formalmente acusados de «conspirar para lograr información pensada para ser directa o indirectamente útil para un país enemigo«, puede leerse en un comunicado oficial del Servicio de Fiscalía de la Corona (CPS).

Los cinco acusados han sido identificados como Orlin Roussev (45 años), Biser Dzhambazov (41), Katrin Ivanova (31), Ivan Stoyanov (31) y Vanya Gaberova (29), por sus actividades que se prolongaron entre el 30 de agosto del 2020 y el 8 de febrero del 2023.

Roussev, Dzhambazov e Ivanova habían sido ya acusados, en el momento de su detención el pasado mes de febrero, de falsificación de documentos, incluidos pasaporte españoles y de otros países europeos. La fiscalía no ha facilitado hasta el momento más detalles sobre el supuestos espionaje. Los cinco acusados comparecerán ante el juez el próximo 26 de septiembre.

Los tres principales acusados llevaban viviendo en el Reino Unido más de una década, cambiando frecuentemente de trabajo y viviendo en casas de alquiler fuera de Londres. Roussev figuraba como ex asesor del ministerio de Energía de Bulgaria y fundador de un compañía de inteligencia artificial ya disuelta, NewGecTech.

Dzhambazov fue conductor de ambulancias y profesor de inglés para compatriotas búlgaros. Ivanova trabajó como asistenta de laboratorio para una compañía privada y se ofrecía para dar clase de «introducción a los valore ingleses». Los tres llegaron a trabajar la para la comisión electoral para falicitar el voto a los inmigrantes búlgaros, según revela The Guardian.